El Camino Olvidado en tiempos de Pandemia

unas lineas de reflexion

Un tópico que decimos a veces es que lo importante del Camino es tu camino interior.

Pero en el Francés, en el Norte o incluso, en según qué épocas, en el Primitivo lo difícil es encontrarte a ti mismo con todo el ruido exterior.

Los que somos ariscos y solitarios, lo intentamos, pero cuesta. Y como somos prácticos, entonces la prioridad cambia de ti mismo, a tú relación con los otros.

Y los que discurren por la burbuja del Camino saben que es mucho más que lo que hacemos en nuestra vida diaría.

Para aquellos que busquen facilidades a explorar ese camino interior, sin otros, en el que te centres egoístamente solo en tí y en tus necesidades básicas y en la que sin ser contradictorio, te abras a los que viven en estas aldeas y pueblos, el Camino Olvidado es una buena opción.

Es un camino con el nombre adecuado. Aún es un camino olvidado salvo para algunos voluntariosos animadores que mantienen las redes, el FB, las señalizaciones cual quijotes contemporáneos.

Discurre por tierras y terrenos en las que cualquier tiempo pasado sí fue mejor.

Como espina dorsal está el tren de La Robla que es otro ejemplo de anacronismo y que ahora acabará convirtiéndose en un reclamo a lo Orient Expres.

Es un tren que marcó camino de los emigrantes que buscaron en Bilbao una salida a la miseria de unas tierras pobres o para huir de las condiciones espantosas de la mina.

Es un camino que, al poco de salir de los núcleos importantes, discurre por montes, pistas y aldeas o concentraciones de viviendas sin servicios.

Es un camino a la antigua.

Solo he hecho caminando la primera parte. Cuando acabemos el confinamiento saldremos como cava descorchado con nuestra autocaravana Kapu a cualquier parte. pero cuando salga el gas y repose el cava, espero poder hacer el resto del Camino Olvidado y enlazarlo con otro camino poco visitado que es el Camino de Invierno.

Ya he dejado de intentar justificarlo, seguiré haciendo caminos diferentes, aún cuando por ser el primero y el que hice con toda la familia, el Francés seguirá siendo mi preferido.

Sigue leyendo “El Camino Olvidado en tiempos de Pandemia”