Santiago exige su tributo de daños. Etapa vigesimoquinta y penúltima.

Ficha

Boente O Pedruzco 28 km

A Santiago 19.5

Acumulados 720

Recorrido

El día ha vuelto a ser espectacular. Incluso más cálido por la mañana.

Ayer tuve una pequeña ampolla en el talón derecho parte de atrás y no en la planta. Proceso normal y la daba por olvidada.

Y el talón izquierdo no se calentaba y seguía doliendo. Así que me he retrasado de los de Miranda. Son un encanto, pero se me olvidó coger los tapones y me han dado la noche.

Además en Arzua me iba a quedar a volver a verlo. Es un pueblo con encanto y que nos gustó cuando estuvimos en el albergue. Sigue bonito.

He aprovechado un locutorio para un tema de ordenador y se me ha hecho tarde.

La idea era acercarnos lo más posible a Santiago para mañana poder estar en la misa del peregrino.

Pero el cuerpo no estaba fino

Y encima en un momento de parada para hidratarme he visto que la ampolla era un ser vivo con dos cabezas y vocación de desgarrarse. Así que drenaje, gasa y esparadrapo y  a tomármelo con calma.

Asi que la misa de las 12 deja de ser prioritaria, hay otra a las 19.30, y llamo al albergue de Santiago. Una gozada, habitación solo de cuatro, abierta desde las 9 y me dejan llave para la noche.

Así que cojeando pero contento continuo el recorrido.

Yo pensaba que Arzua iba a ser el final de este cuento  de hadas que son los recorridos entre arboles, en zanjas. Pero no.

 

Hemos continuado y ya tengo una duda.

Si hago memoria en las últimas etapas apenas he tenido contacto humano excepto con otros caminantes.

En la práctica, esto caminos tan guays parecen una forma de tenernos encerrados y bien dirigidos a destino. Hecho mucho en falta el poder hablar con alguien de algo que no sea la meta física del camino o la mera fisica de las heridas.

Hay algo de decorado en estas vías.

Por cierto ha aparecido el eucalipto. Pero que altura y que rectos. Crean también un entorno peculiar.

Los pueblos apenas los vemos más que pasar y a pesar de estar en La Coruña sigue habiendo mucho pueblo, las pocas veces que podemos verlo.

Gastos

Hoy nada. 6 de albergue, 5 de lavadora y secadora, que hoy toca zafarrancho y dejarlo preparado para la vuelta.

Al final unos 600€. He sido muy austero la mayor parte de las veces.

Esta claro que los albergues privados y sus cenas suben mucho el marcador. La mayor parte de la gente andará más por los mil mil doscientos.

Mañana

Santiago aún cuando sea a la pata coja

Un comentario sobre “Santiago exige su tributo de daños. Etapa vigesimoquinta y penúltima.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s