Por el interior de Cantabria: Saja Nansa

una zona bastante desconocida, los RÍOS saja y nansa

A pesar de que vivimos cerca y de que nos hemos hartado de visitar Comillas y San Vicente de la Barquera, teníamos abandonada la zona de interior.

Hemos aprovechado unos días sueltos para hacernos una idea y ordenar los pueblos que nos sonaban en una zona geográfica con personalidad.

Como todavía Cantabria, tiene un jaleo adminsitrativo entre las diferentes formas de reflejar las zonas/comarcas y los folletos de propaganda no facilitan mucho las cosas, para nosotros esta comarca incluye los zonas de San Vicente de La Barquera, Comillas, Cabezón de la sal, Carmona,Valle de Cabuérniga, Bárcena Mayor, Polaciones, Tudanca, Puentenansa, La Hermida y Unquera.

Mirándolo en el mapa se entiende la realidad de su aislamiento, con todos los montes alrededor en su paso hacia la Meseta.

Esto aún siendo triste para ellos durante mucho tiempo (se nota en la cantidad de esculturas a los familiares de los emigrantes) explican la pureza de la mayor parte de las poblaciones, animada un poco ahora por el turismo y la gastronomía.

Las poblaciones de Carmona, Cosío, Tudanca y Bárcena Mayor, son buenos ejemplos de la belleza de ésta zona.

¡ A disfrutar !

Sigue leyendo “Por el interior de Cantabria: Saja Nansa”

Tarragona es mucho más que Salou.

MUCHAS ZONAS PARA DISFRUTAR, SIN TOCAR COSTA

El primer artículo de éste blog era de las tierras del Ebro, algo después, hablamos de la comarca del Priorat que nos dejó prendados. Y ahora insistimos sobre todo por las comarcas de la Baix Camp y de la Conca del Barberá.

Y lo que nos queda aún por descubrir.

Nos encantan la infinidad de pequeños pueblos con historia, rurales, relajados y con otro reloj interno al que mejor te amoldes rápido o te sentirás fuera.

Los paisajes diversos, con grandes zonas de bosques, colinas, montes petreos y calizos con sus crestas y farallones, las vides, los almendros, recordándonos que estamos en el mediterráneo.

La mar, lo suficientemente cerca, aun cuando a veces estos pueblos vivan de espaldas a ella.

La cultura del vino y sus bodegas.

Los monasterios de renombre y su poder aún presente, marcando el territorio.

Las leyendas de San Miguel y el Dragón

Y de todo esto se puede hablar dentro de Tarragona.

Y en eso estamos, una vez más, disfrutando por esta zona.

Sigue leyendo “Tarragona es mucho más que Salou.”

Disfrutando de la Comarca del Matarraña

MUCHOS SITIOS POR DESCUBRIR

Siendo egoístas, nos gustaría que la comarca del Matarraña se quedase como está, en ese limbo donde aún no está esclavizada e invadida por nosotros, los turistas, y donde aún puedes disfrutar de la sensación de relajo y tranquilidad, en un entorno de historia, arte y cultura.

De los 117 edificios que hay en el Pueblo Español de Barcelona, tres están en dos de los pueblos que hemos visto.

Y cinco de las poblaciones se consideran conjuntos artístico históricos.

Y tiene una buena representación de túmulos y poblados ibéricos.

Y más atrás en el tiempo, pinturas rupestres.

Y más atrás aún, los restos de un dinosaurio que cogió el nombre la población.

Y a pesar de todo, cuando comentamos con la gente donde hemos estado, nos vuelven a preguntar ¿ donde está eso…..?.

Pues, en Teruel, rodeada de Castellón al sur y Tarragona al este.

Y como muchas otras zonas de Teruel, pendientes de conocerse.

Sigue leyendo “Disfrutando de la Comarca del Matarraña”

Sobria Semana Santa en Castilla León

Es curioso, que los que somos semanasanteros empedernidos, sigamos manejando tópicos y adjetivos para diferenciar la Semana Santa por zonas geográficas.

Tenemos una tendencia a agrupar entre serias y de cachondeo. Sobrias o barrocas. Del norte o del sur.

Después de muchos años pateando entre penitentes, siendo capillitas o hermanos de paso, no acabamos de entender estas distinciones, o al menos nos cuesta diferenciarlas  en función de su seriedad.

La masificación del turismo hace que se igualen demasiado las formas de sentir la Semana Santa como algo más festivo y cultural que estrictamente religioso.

Aun cuando el recuerdo se difumina, hace mas de treinta años que vimos nuestras primeras procesiones por Castilla León. Y entonces comparadas con las andaluzas, no atraían tanta gente. Eran mas para el público interno. Se mascaba más el silencio. Y también en algunos aspectos, eran más políticamente incorrectas con el alcohol bautizando a algunas como las de los borrachos…. o las turbas como ejemplo de brusquedad.

Ahora muchas de ellas , tienen una batalla de como sobrevivir al exceso de turistas,a los fotógrafos, a las calles llenas y a lo mal visto que está para esos turistas que les ensucies con limonada, o les empujes malamente después de llevar horas esperando.

Como recuerdo de los gacetilleros de principios del XIX  todavía hay bastantes periódicos de carácter muy local, y en ellos, hemos podido seguir los debates sobre la continuidad de la sobriedad exigida, sobre cierta carencias espirituales, sobre como combinar los botellones con determinadas fechas religiosas e incluso “nuevas” costumbres sorprendentes como la merendola en medio de la procesión y que para algunos, incluidos obispos, forman parte del maligno….(La advertencia del obispo de Zamora a sus cofrades: «Las procesiones no deben convertirse en romerías»ABC)

Nosotros, en nuestra ignorancia de las reglas internas y sin el componente religioso, intentamos solo ver la parte buena de estas festividades.

Y lo que si nos sorprende cada año más y sobre todo en Zamora, es el número de participantes en cada procesión. 

Teniendo el cuenta el tamaño de Zamora, de poco más de 60.000 habitantes, resulta casi imposible entender el número de cofrades de algo mas de 32.000, agrupados en 17 cofradías.

La difícil elección

Normalmente nos cuesta más, pero esta vez teníamos claro que el Miércoles, Jueves y Viernes Santo estaríamos en Zamora.

El Domingo de Ramos lo repartimos entre Astorga y León y el Domingo de resurrección en Palencia.

Entre medio hemos visto procesiones en Ponferrada y Villafranca del Bierzo.

Y para completar hemos hecho puro turismo por Carrión de los Condes, la Villa Romana de la Olmeda, la zona de Babia, subir insensatamente a Peñalba de Santiago, ver las Lagunas de Villafáfila y ver la exposición de las Edades del Hombre que éste año es en Lerma y que la seguimos desde hace mucho tienmpo en cada una de sus sedes.

Para los que piensen que son demasiadas vueltas, no puedo estar más de acuerdo con ellos.

Pero cuando estás haciéndolo todo parece más fácil.

Justo lo contrario que explicarlo…..

Sigue leyendo “Sobria Semana Santa en Castilla León”

Bastidas y Pueblos más Bellos de Francia en Dordoña/Perigord

Para hacer un chiste fácil, podría haberlo titulado: Íbamos a Borgoña y nos quedamos en Dordoña…. . Habíamos previsto un viaje largo y tuvimos que acortarlo, así que dedicamos cuatro días a ver una pequeña parte de Perigord, centrándonos en las Bastidas y en varios ejemplares de pueblos de la lista de los Más Bellos de Francia.

Para los puristas conocedores de las regiones y departamentos franceses, dirán que no es lo mismo Perigord que Dordoña y es verdad, pero en términos turísticos siguen usando la diferenciación de Perigord Blanco, Negro, Verde y Púrpura. Nosotros hemos andado por el negro (zona de Sarlat) y bordeando el Púrpura (zona de Bergerac).

Otra división, más en concreto de las zonas que hemos estado y que también se usa mucho en los carteles e informaciones, es Valle de La Vezere, de la Dordogne y Pays des Bastides .

A veces parece que nos lo ponen difícil para explicar donde hemos estado…

Sea cual sea la división, Perigord es un disfrute para el viajero. Es una zona que nos enamora y algo bastante difícil en otras zonas, da lo mismo cuantas veces vayas, siempre tienes cosas para ver.

Lo que si hemos notado es la diferencia entre la temporada “turística” muy animada e incluso en determinados sitios con demasiada gente y antes de Semana Santa con los comercios y los propios pueblos en hibernación.

Las bastidas

Los siglos XII y XIII son especialmente divertidos. Claro, si los lees en libros.

Epoca de la segunda y sobre todo tercera cruzada, Ricardo Corazón de León, Juan Sin Tierra, Barbarroja, el eterno Felipe Augusto, Saladino, el fundador de los templarios Bernardo de Claraval.

En esa época, para el reino de Inglaterra, la parte más influyente y aportadora de riqueza eran sus dominios en Francia. Por eso a veces nos despista que esos reyes ingleses tan conocidos en la literatura, en vez de estar en el lluvioso Londres pastasen por Francia.

Y todo ese periodo fue tan cruento, que le llamaron, la primera guerra de los cien años. Incluso los que estamos volviendo a ver toda la serie de Juegos de Trono, nos quedaríamos asustados si pudiésemos ver este periodo por una mirilla.

Sigue leyendo “Bastidas y Pueblos más Bellos de Francia en Dordoña/Perigord”

De Ituren a Zangoza/Sangüesa. De vueltas por Navarra.

El tiempo se preveía horroroso pero las ganas de ver unos carnavales diferentes a los que conocemos de Tolosa era grande. Así que optamos por bajar a la parte sur de Navarra, pero con un pequeño desvío a la comarca del Bidasoa en el norte navarro, para ver los famosos Carnavales de Ituren y Zubieta.




Igual es obsesión , pero parecen estos ídolos de tantas culturas relacionadas con la madre proveedora. Para otros es más el ruido como forma de ahuyentar los malos espíritus.

Pero los que realmente unen con lo que entendemos de transgresor de los Carnavales son los Mozorros ( disfrazados). Ya sea con caretas y poca ropa, con harina o con ceniza, con mucho toque gore y de caca, culo pis….nos recuerdan que en Carnavales, el mundo se debe poner al revés.



Esto les ha provocado algunos problemas en el 2017 cuando las mentes virginales e incluso las autoridades de los dos pueblos tuvieron que parar los pies a la exhibición de vísceras o restos de animales…, o que ahora pidieran que no se pasaran demasiado a la hora de ensuciar a los turistas endomingados.
Acabaremos haciendo que la batalla del vino en Haro se haga con agua, con tanta tontería.

Sigue leyendo “De Ituren a Zangoza/Sangüesa. De vueltas por Navarra.”

Sur de Marruecos: 11 días viviendo en adobe.

Parece mentira la facilidad con la que, en un plis plas, puedes dar un salto al pasado. Las imágenes con las que vamos a convivir en estos días las hemos podido leer en cualquiera de las novelas históricas que estén relacionadas con la Edad Media o posterior en el entorno Oriental. No conocemos muchos países ribereños del Mediterráneo, pero ni en Egipto ni en Turquía hemos tenido esa sensación tan presente.

Tanto la vestimenta, las casas de adobe, los burros como transporte o en la zona del desierto, los dromedarios (estos solo turísticos), la abundancia de pastores de menguados rebaños, los niños cabreros y honderos, las vamos a ver continuamente en estos pequeños pueblos del sur,

Las mujeres permanentemente haciendo algo. Recogiendo rastrojos, ramas o extrayendo hierba costosamente entre piedras. Llevando los niños a la espalda cuando la carga de hierba se lo permite, siempre en un ángulo recto con el suelo y casi nunca cerca de sus casas. O limpiando la ropa en las acequias del agua y colocando la ropa a secar en el suelo o en los arbustos.

Los hombres, indolentes y en grupos en los cafetos, a la vera de los árboles o en los sitios más inimaginables, con el whisky marroquí (te verde azucarado y mentolado) o sencillamente mirando a la nada. Y muchas veces, en esa dura posición de cuclillas, tan difícil para nosotros.

En las ferreterías nos ha sorprendido que aún predominan los sistemas para cocinar, mayoritariamente de hojalata donde colocar los rescoldos junto a los de de barro ( que nosotros los compramos como adorno) o para los más modernos los fuegos de tipo camping gaz. NO hemos visto inducción ni vitrocerámica….

Las lavadoras de juguete con doble entrada, que no supimos entender.

Las microtiendas, donde como pequeños colmados puedes encontrar productos impensables y tremendamente naturales como unte para jabón de manos o piedras para champú de cabeza o fibras de olmo para limpiar los dientes y un largo etc combinados con los productos que conocemos más en nuestros supers, pero vendido a medidas. Tabletas de chocolate que se venden por onzas, bolsas de bizcochitos a la unidad, jabón al peso…

El pan omnipresente y junto al pan los diferentes tipos de pastas y dulces.

Puestos de pescaderías (menos) y carnicerías más, donde poco a poco hemos visto ciertas mejoras de higiene(los pollos están envueltos en plástico y no necesariamente se matan en presencia tuya (antes impensable). Y en cualquiera de los casos con necesidad de estómago para pensar en comprar algo ( y nosotros hemos comido bazo, pinchos de carne, carne picada y pescado, con lo que ya lo tenemos bastante curtido).

Y por supuesto, la seña de identidad oriental , los zocos, presentes en la mayor parte de los destinos pintorescos: Marrakech, Taroudant, Rissani.. . Pero infinidad de otros, como Tinerhir, Zagora, Nekob, Teluet… en los que hemos tenido la suerte de coincidir los días de la semana en los que se hace el mercado y que, aún si cabe, sorprenden más a los usos occidentales.

Salvo Marrakech, que es otro mundo diferente, en estos mercados hemos estado, casi en exclusiva como únicos guiris.

Sigue leyendo “Sur de Marruecos: 11 días viviendo en adobe.”

Navidades en Pau

En su momento nos gustó la visita a Pau, por lo que estas Navidades, en vez de ir a Burdeos, que al ser tan grande había mucho ruido con los chalecos amarillos, optamos por ver a Papá Noel en Pau.
Y luego aprovechar la visita para hacer un pequeño recorrido de vuelta por Iparralde, aprovechando este buen tiempo tan poco navideño, pero tan agradable.
Y ha merecido la pena. A escala pequeña, comparada con los grandes clásicos de los mercados de Noel, tanto en Pau como en Bayona, habían conseguido un buen ambiente navideño.

Estatua de Enrique IV en formato bola de Navidad

recorrido

Salimos de Tolosa y queríamos llegar a Pau directamente. Optamos por subir por Pirineos y pudimos ver bastante nieve en el puerto de Somport. Pero nada en las pistas de esquí de Candanchú o Astún.
Siempre que podemos paramos a almorzar en un bar de Yesa: el Yamaguchi II. Buenos bocadillos de chistorra, magras y tortilla de chorizo. Y en Jaca también hay muchas y buenas razones para parar, pero esta vez no tocaba ni Jaca ni Canfranc, ni paradas intermedias en Olorón.

En Pau, debajo de la ciudad, junto a la Gare del tren se puede dormir con tranquilidad. Y al tener el funicular o la subida andando al lado, estás en el Boulevard de los Pirineos inmediatamente.

Desde Pau el recorrido que más nos gusta a Bayona, es el que pasa por Navarrenx, pueblo amurallado muy agradable. Conviene visitar la Boucherie Casamayou. Y pasar y parar en Sauveterre de Bearn, para ver la parte baja y el puente y el castillo.

Una vez llegado a Bayona, nosotros nunca hemos conseguido sitios muy buenos para pernoctar. Siguiendo el Adour hay una zona donde está una pescadería y cerca la Cámara de Comercio con zonas de aparcamiento. Ruidosas.

Desde Bayona hasta Hendaya entras en la costa Lapurditana y conviene pararse en las playas de Anglet, Biarritz, Bidart, Guetary, San Juan de Luz, Ciboure, Urrugne y Hendaya. Aún cuando no seas capaz de saber exactamente a cual de ellos pertenezca la playa donde estás.

El folklore vasco que se ve en las obras de Arrúe, Arteta y otros, se puede ver en vivo y en directo en la decoración de los caseríos y en las tiendas.

Biarritz siempre merece la pena una visita, si eres capaz de aparcar en algún sitio. Mejor ubicarse en Anglet y coger autobús.

Pensábamos que en San Juan de Luz, habría mercados, pero los concentran en el fin de semana anterior al 24. Por lo que disfrutamos de un paseo por la playa y luego un largo camino hasta el fuerte de Sokoa. Y en éstas fechas al menos hay sitio en el área al lado de la estación. Temporada baja, cuatro euros por el aparcamiento de 24 horas. Agua/electricidad pagas aparte.

Dique de Sokoa desde muelle de Ciboure

Pau

Durante muchos años ha sido una capital pequeña del departamento de Pirineos atlánticos, unión de las zonas históricas de Bearn y Pais Vasco Frances. Solo recientemente y gracias al gas, la población ha superado los 75.000 habitantes. Y se nota mucho en la construcción, ya que casi toda la visita está incluida dentro de las avenidas que respetan antiguas murallas.

Hay una parte baja, que junto con el río fue el origen de la ciudad, que aprovechó una colina cercana para asentarse.

Además fué cuna de Enrique IV ( III de Navarra) y por alguna extraña razón, consiguió ganar la batalla de la propaganda y a pesar de ser un cambiachaquetas/religiones/lo que fuera según el interés del momento, lo tiene aún ensalzado como el Bueno….. Lejos están nuestros borbones.

De la época más señorita mantiene un funicular para los viajeros que venían del tren y que ahora forma parte de las atracciones turísticas, pero se usa.

Pequeño y elegante

Al subir, está el sello de identidad más importante de la ciudad. Las vistas a los pirineos. Desde el Boulevard de su mismo nombre (cuya construcción en su época fue algo complicada) y con dos kilómetros desde el Castillo hasta el Palacio Beaumont, tienen la vista que Lamartine definió como la mejor vista de tierra, así como Nápoles tenía la mejor del mar.

Difícil que una foto se acerque a lo que ves…

Las fiestas del 2019 van desde el 23 de Noviembre hasta el seis de Enero. Conviene mirar bien el programa ya que hay espectáculos de luz y sonido, desfiles luminosos (éste año el 8 de diciembre) y actuaciones musicales.

Nosotros anduvimos por la parte más fija de las actividades, que están ubicadas en la Plaza Clemenceau con la mayor parte de las casetas artesanales y gastronómicas, en la plaza Royale, con la zona de juegos de niños, y casetas bares para los adultos….y en la de Georges V, donde estaba la gran noria con vistas a los Pirineos y un lujo para verlo de día.

Clemenceau
La noria de noche
Atardecer con los Pirineos al fondo

Tienen dos mercados de alimentación permanentes, uno de ellos mezcla ahora tan habitual de mercado y restaurantes gourmets, todo muy fino. Y el otro una carpa al lado, con el mercado de baserritarras. Algo más triste en estas fechas.

Y las calles comerciales, alrededor de plaza Clemenceau, engalanadas y atractivas.

Merece la pena coger el Coxitis, que es como llaman a la navette gratuita que circunda el cogollo de Pau.

Para nosotros Pau se ha convertido ya en una ciudad refugio donde volveremos a la mínima excusa.

Bayona

Sin intención de descubrir nada nuevo Bayona es una perita en dulce.

Pueblo pequeño ( sobre los cincuenta mil habitantes), con ríos, con barrios diferenciados, restos militares, buenos mercados y tiendas y un buen vivir que se nota en las calles.

Este año les ha pillado el toro de las obras de mejora, por lo que algo de equilibrios han tenido que hacer para mostrar su mejor cara de fiestas..

La zona de casetas navideñas está ubicada en un la punta de la península de la Petit Bayonne, una de las mejores vistas de los tres grandes barrios más visitados de la ciudad.

Días de sol

En frente, junto al ayuntamiento la noria que no puede faltar.

La sombra impensable en Navidad

Y en la zona del mercado han colocado un gran Papá Noel y su abeto faro.

Las fiestas van desde el cinco de Diciembre hasta el seis de Enero .

E incluyen actos tan vistosos, como la bajada en paracaídas o el rappel desde las torres de la Catedral del esforzado Papa Noel…

Y es de aprovechar también la Navette gratuita terrestre y durante estas fecha la fluvial para pasar al barrio de Saint Esprit.

San Juan de Luz

Es curioso que a Donibane Lohizune, estuvo a punto de comérselo el mar. Y que durante mucho siglos pasara de ser próspera a ser casi nada.

Unos diques, obra faraónica importante, desde Sokoa y en el centro de la bahía consiguieron parar el destrozo infligido durante siglos.

Un puerto muy protegido del mar…

Ahora es el ejemplo claro de postal folklórica del País Vasco Francés. Tanto por sus edificaciones, por la iglesia y los coros, por la tiendas, por los colores predominantes, por los anuncios, por las especialidades…

Desde Ciboure

Es un Gora Euskadi permanente. En pleno estado jacobino francés.

Pero la disfrutas y ahora con abundantes luces navideñas en la calle que le da el vigor comercial. Y, como contraste, poco más en el resto donde, salvo algún restaurante que nos martirizó con el olor a pescado ala brasa, se nota que en invierno se baja el ritmo de esta ciudad.

El paseo por la playa, por Ciboure o por Sokoa donde empieza el recorrido de la Corniche, son alegrías que te das a la vista y al cuerpo castigado por las navidades familiares.

Y con éste pequeño artículo acaba el 2018.

Para el 2019 ya tenemos la idea segura de Marruecos, Cabo de Gata o Dordoña según el tiempo de marzo, Semana Santa en Andalucía o Castilla y algo de Italia del Norte.

Luego será lo que sea, pero planes que no falten.

Urte Berri On

Paseo por Costa Blanca y Costa Cálida en Otoño.

Hace tiempo que decidimos que las visitas a los sitios eminentemente turísticos de costa, mejor hacerlas fuera de la temporada de verano.

Después del chasco de la costa de Huelva, donde después de la temporada, parece un cementerio, queríamos comprobar la parte más al sur de la capital de Alicante y la Costa Cálida. Anteriormente ya habíamos hecho desde Águilas hacia Almería, por lo que en ésta tocaba completar otra zona desconocida, la parte más al sur de la Costa Blanca y la parte al norte de la Costa Cálida.

Lo que hemos visto es que son zonas donde hay vida durante mucha parte del año y que los pueblos y ciudades tiene bastante turismo de otoño e invierno y eso anima a los bares, restaurantes y tiendas a estar abiertos, lo que es muy utilizado por los locales, pero sobre todo por la infinidad de extranjeros que, como las aves, cambian de aires a la llegada del invierno en sus países.

Hemos estado en pleno noviembre y hemos disfrutado de muy buen tiempo, pero justo cuando nos fuimos empezaron las lluvias torrenciales.

Pobres para los que estaban allí.

Y este viaje va a ser el de las Salinas

España, Portugal y Francia tienen mucha costa, pero salinas no tantas. Se tienen que dar las condiciones apropiadas de aporte de sol, tipo de tierra impermeable, dirección del viento y orografía del terreno, para que zonas tipo marismas, con aporte asegurado de agua de mar, se conviertan en explotaciones salineras y de paso en humedales fundamentales para las migraciones de determinado tipo de aves, entre las que por la vistosidad destaca el flamenco.

Un proceso sencillo…..

El proceso es sencillo, pero en la visitas a los museos nos han enseñado más en detalle cada paso. Por ejemplo, la importancia del primer trasvase desde el agua marina “jóven” a las charcas almacenadoras, después a las charcas de calentamiento ya convertidas en salmuera, que es la que finalmente irá a las charcas de cristalización. Hemos podido ver in situ el proceso de rotura de los cristales, ahora con grandes hojas de las máquinas niveladoras y el proceso de recogida con tractores pala.

Y también ver el proceso final, en el que tras la recogida , se mantiene el suelo perfectamente impermeable, a base de grandes apisonadoras, clave para evitar las filtraciones y que nos explicaban cómo, de no hacerlo, perderían su función. Es más, en unas salinas semiabandonadas hemos visto grandes charcas con abundante hierba y tierra fragmentada por el sol, ya no válida para su función.

Y una vez limpia y acicalada, a rellenarse de nuevo de la salmuera que ha estado esperando en otra charca y a empezar de nuevo el proceso..

Sigue leyendo “Paseo por Costa Blanca y Costa Cálida en Otoño.”

Galicia: Dieciséis días oyendo la mar.

Muchas veces los viajes se van haciendo sobre la marcha y te dejas llevar por lo que ves o el entorno.

Por contra, éste estaba claramente definido desde el principio.

Queríamos hacer por tierra ( con Kapu aún no hemos probado el convertirla en un barco) lo mismo que un barco haciendo cabotaje ( en terminología marina, cabotaje significa de cabo en cabo, viendo la costa permanentemente).

Al Anaya Guia Total Galicia, añadimos a los compañeros de Viaxando en Furgo ya que sus dos rutas básicamente coinciden con el propósito del viaje.

Y tuvimos la suerte de tener un verano precioso, en el que salvo dos días, pudimos estar al sol la mayor parte del tiempo.

El componente gastronómico no podía faltar, y a sabiendas de que el mejillón forma parte de los mariscos, nos pusimos tibios a marisco….. .

Por cierto, que íbamos con un poco de recelo, ya que en Francia los mejillones son tipo huevo kinder: en cada mejillón te regalan un cangrejito africano.

No son malos, pero se notan al comerlos, con lo que acabas intentando quitarlos antes de meterlos a la boca.

Y por lo que me dicen, acabamos perdiendo la cuenta de los Godello,Ribeiros y Albariños que nos bebimos, pero imagino que será leyenda urbana.

Otro tema que queríamos comprobar, era la facilidad de aparcar/pernoctar e incluso acampar con Kapu. Un resumen muy grosero, es que, barra casi libre y pocas esperanzas de que dure, cuando el cambio climático convierta a Galicia en una zona de veraneo de verdad.

Quizás es un tópico y lo digo como alabanza, pero los gallegos con cuatro piedras y un fuego te montan una feria gastronómica en cualquier esquina. Y el aprovechamiento del espacio público es intrínseco a esta actitud. La masificación que traemos, se ve muy facilitada, por lo que acabamos desplazando a los demás y se tendrá que poner coto. Lo hemos visto bastante, en muchas playa tipo semisalvajes convertidas en campamentos autocaravaneros y furgoneteros.

Esta vez el formato de la entrada es por días, así se ve mejor que salvo contadas excepciones, el viaje fue relajado, cosa que a veces nos cuesta.

Tenemos aún metida en la cabeza los viajes intensivos, y a veces nos cuesta pastar sencillamente con un libro , o solamente mirando y oyendo el mar.

Sigue leyendo “Galicia: Dieciséis días oyendo la mar.”