El Camino de Arles o Tolosano con Kapu. 2018

Y seguimos sin ver demasiados peregrinos

Esta es nuestra tercera incursión por los Caminos a Santiago en Francia.

Siendo verano y siendo la Ruta de Arles, conocida como Tolosana,  la segunda más concurrida, pensábamos que, por fin, íbamos a tener un baño de multitudes peregrinas.

Pues no.

Verlos, hemos visto a algunos, quizás más bicigrinos que peregrinos. Pero en conjunto, pocos.

 

Parece nuestro sino, y ya me estoy haciendo una idea de que pasará, cuando hagamos la cuarta y última, que es la de Tours y donde sabemos ya, que es la menos concurrida.

Curiosamente, ya sea por la ruralidad del recorrido o por la inexistencia de carreteras grandes, las más de las veces hemos ido por los mismos sitios donde van los peregrinos. Y hemos visto las señales de la GR 65.3 que es la que nos orienta. Pero ni por esas.

Eso sí, nos ha llevado a que la mayor parte  del recorrido ha sido duro de seguir, al tener carreteras de anchura escasa.

Menos mal que poco tráfico.

Y eso si, como casi siempre en Francia, hemos podido disfrutar de varias ciudades y pueblos espectaculares, que ya justifican todo el viaje y sudores.

Sigue leyendo “El Camino de Arles o Tolosano con Kapu. 2018”

Los Cátaros: Una escuela de sufrimiento.

Estuvieron en el sitio y el momento inadecuado.

A nada que rasques un poco, te encuentras que intentar entender los vaivenes de la política en la Edad Media, es cuando menos difícil.

Y entender por que Languedoc o más extensamente Occitania, fueron caldo de cultivo de la religión de los búlgaros, considerada herética desde lo inicios.

O porque esta zona, fue de las primeras que dejaron el latín.

O dicen que fue el momento de oro de los trovadores y Cantos de Amor.

Y participaron en los inicios de las cruzadas, de las órdenes mendicantes.

Y muchas otras cosas que no tocan en ésta entrada pero que le dan el entorno para intentar entenderlo.

Preparando el viaje, releí el libro de Rosa Montero: La Historia del Rey Transparente

Una forma graciosa de meterte en ese SXIII tan lleno de historias en esta zona tan concreta.

Lo que está claro es que aún cuando la historia la cuentan los vencedores, Simón de Montfort y la Inquisición perdieron la batalla de la propaganda y casi todos, de forma instintiva nos ponemos a favor del débil, en éste caso lo Buenos Hombres y Mujeres, los Perfectos, los seguidores del Catarismo.

El ascetismo desaforado, la pobreza explicada y vivida, la igualdad entre mujeres y hombres, contrastaba demasiado con la Iglesia rica y recaudadora de diezmos que ahogaban a los siervos.

No queda tan claro qué hizo que los nobles apoyaran éste movimiento, salvo quizas , el marcar diferencias con el Reino de Francia, que en aquel entonces era realmente poco más que París.

Una vez eliminados esos nobles occitanos, los cátaros fueron masacrados pueblo a pueblo por la recién inaugurada Inquisición y la orden de los Dominicos o peroos del señor..

Hoy en día, y de eso los franceses saben mucho, es un dinamizador del turismo de ésta zona, especialmente de Aude, autodenominado País Cátaro y donde se encuentran la mayor parte de los castillos y poblaciones que hemos visitado.

Sigue leyendo “Los Cátaros: Una escuela de sufrimiento.”

El Canal del Mediodía: 241 Km de tranquilidad.

El tiempo se ralentiza en las orillas del Canal del Midi

Y digo en las orillas, ya que no hemos tomado la opción mas envidiada en los días que hemos estado cerca: ¡alquilar una barquito!.

Uno de esos que no necesita carnet de lobo de mar. Y que está a un precio razonable si te juntas dos o tres familias.

Para evitar una larga descripción de cómo el tiempo se ralentiza, de la languidez del calor y del dolce far niente, si has visto Estiu 1993, o has leído Retorno a Brideshead de un tirón, te puedes hacer una idea bastante buena.

Sin que sirva como sustitutivo, nos pasamos varias horas en una silla junto a uno de esos puentes imposibles (en los que resulta difícil entender como entran los barcos por los lados y por arriba), reglamentariamente vestidos con nuestros shorts, camisa polo y gorro marinero, inmaculadamente blancos y con notas de azul.

Alguna cara de sorpresa inicial y después de cachondeo ya cayó.

¡Parece que en zona fluvial el atuendo es diferente!.

Sigue leyendo “El Canal del Mediodía: 241 Km de tranquilidad.”