Por fin un albergue normal. Etapa tercera

Ficha de la etapa

Gares/Puente la Reina-Estella/Lizarra 22,5  km

A Santiago 648,6

Acumulados 86,4

Recorrido

Una etapa corta de muchos recuerdos. Cuando la hicimos por primera vez , estaban de obras de la autovía y fué un pequeño desastre. Ahora la etapa es un paseo. Hay dos tachuelas, la primera para llegar a ver Mañeru y la segunda para llegar a Lorca.

Además pasa por el cruce de Lerate y el embalse de Alloz.Para los que tengan oportunidad merece la pena verlo. Lerate guarda buenos recuerdos de cuadrilla, de comidas, paseos al camping, clarete, patxarán y buen rollo.

Cirauqui merece la pena una parada para ver las calles y la plaza. Está especialmente cuidado.

Sorpresa en Lorca

Villatuerta sorprende por como se ha ampliado y la llegada a Estella espectacular.

Estella sin duda es una de las perlas del viaje y que merece la pena visitar.

La noche en el albergue de Puente

Para los curiosos ayer finalmente no cené en la sidrería. No cai en la tentación. Asi que tortellinis con patatas a la muy  pobre (cocidas para ser más exacto), mucha especie y mucho agua.

Y llegó la noche.

Estaba sorprendido que en los anteriores ni ronquidos relevantes ni olores.

De los olores ya imaginaba que aún con solo  dos etapas, la ropa sin olor de la mochila amortigua todo. Ya veremos cuando demos dos vueltas a la ropa. También ayudan las lavadoras/secadoras de los albergues.

Pero los ronquidos aparecieron al tercer día .

Me coloqué en mal lugar. Literas, yo en la  parte superior, debajo de mi una señora mayor que yo, flaca y no fumadora. También abajo pero a mi derecha un señor de mediana edad , o sea tan viejo como yo, contextura normal.

Empezó él. Ronquido varonil, grave, sonoro. Pero regular, previsible. En poco tiempo mi cabeza lo convierte en ruido de fondo.

De pronto las trompetas de Jericó. Un minuto de no saber donde estamos o donde hay que agarrarse. Procedía de abajo. Silencio. Pasa el tiempo y de pronto otra vez, y pasa menos tiempo y más aún. No predecible y tremendo. Me quedo desvelado hasta que ella o yo caemos agotados.

Esto ya es un albergue.

El Tiempo

Es sorpendente que en los días que llevamos la preocupación haya sido el calor y no la lluvia o el frío.

No ha llovido, yo voy todos los dias en camiseta desde la mañana y todos los dias toca colada por el sudor.

Se nota en la falta de agua en los ríos, pero para pasear es estupendo.

De vez en cuando saco la bola de billar del escondite para ver si coge un poco de color y no me asusta al verme al espejo.

Tempus Fugit

Disculpar el latinajo, pero me venía que ni pintado.

Hoy por la mañana hablando con Ana me he dado cuenta que seguía con el chip de la urgencía, del tiempo como algo que se escapa.

Y no, no es eso. Es justo lo contrario. No se trata de hacer más cosas sino que cada cosa tenga su tiempo.

Debiera ser capaz de poder pararme a hablar con la vecina, el panadero, la mielera, el fontanero, el pescador e incluso con el caracol que pasa por la calle y una vez cruzado  recordar a donde tenía intención de ir.

No lo consigo todavía, pero me esforzaré.

¡Y tengo buena maestra!

No se si ha sido por estas ideas que daban vueltas en la cabeza, pero hoy he contactado con  otro caminante.

Gallego de Lugo y residente en La Coruña. Algo más joven y de contextura física parecida a la mia pero en alto.

Hemos hablado algo, primeros tanteos habituales, pero me ha gustado que no le daba miedo el silencio. Y en algunos kilometros hemos estado tranquilamente en silencio y en otros no.

Sospecho que coincideremos bastantes veces.Toño es su nombre.

Tenía la duda de si seguir, pero finalmente ha podido el cariño a Estella y el tomarme una tarde para ordenador(en la biblioteca), arreglar el  zurrón, tomarme un vino y relax. Y saltarme los tortellinis.

Hablando con el zapatero (el vino me ha desatado la lengua), me ha confirmado lo que le decía. Ya no quedan zapateros de Pamplona a Estella. Hay un argentino en Cizur Menor y ahí queda. En Estella 2 y medio. El es de familia zapatera y música. Compaginaban ambos oficios. Gaiteros. Y el hijo sigue la tradición. Elizaga. Y por cierto me lo ha dejado muy bién.

Albergue

El albergue de Estella fué el incio real de nuestra historia con el Camino.

Ahí cogimos nuestras credenciales, que eran diferentes al resto.

Pensaba que se habían acabado. Pero no, aún las tienen y me han regalado una que la usaré  para sellar la vuelta.

6 € con sábanas incluidas. Muy buen sitio. Muy completo.

Colada, limpieza personal, cargar el móvil  y cuidar una pequeña ampolla que me ha salido entre las almohadillas que tenemos en la planta de los pies. No es relevante. Solo se nota al andar.

Nada que ver con los sufrimientos andantes que se empiezan a ver. Cuando ves a alguien con chanclas ya sabes que estás delante de un pié que prefiere sufrir las piedras a sufrir las ampollas. Héroes.

Biblioteca, blog y luego a tomar unos potes y luego a cenar y luego a respirar fuerte.

Mañana

Despues de un día de descanso ya veremos hasta donde  llegamos.

Gero arte

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s