Y EL CAMINO NOS SEPARÓ EN OVIEDO. JULIO 2017

CAMINO NORTE Y PRIMITIVO 2017

!Y no pudo ser! En Oviedo Ana se vuelve y yo continúo un poco más.

La rodilla y la cabeza han dicho basta. Hay que reconocer que el Camino Norte es bastante rompepiernas.

Pero qué mejor que dejarlo en Oviedo, con unas etapas excepcionales. Y a las puertas del Primitivo y no me quejaré hoy de lo que nos queda pendiente en pareja.

Al final en pareja han sido doce etapas. Empezamos a 675.6 de Santiago y ahora estamos a 320.

Y las que quedan son doce o trece etapas en lo que dicen, el más duro de los caminos.

Seis ya las hice de vuelta de Santiago, con lo que ya voy preparado para soledad. No se como será en Julio, periodo en el Norte hemos paseado casi solos y solo hemos encontrado peregrinos en los albergues, pero me extrañaría ver romerías en el Primitivo.

Pero bueno, al quite.

 

ETAPA 9ª : Llanes San Esteban de Leces

Es una etapa larga.

Pero lo que tiene de largo lo tiene de guapo. Las piernas son las que nos paran, por el paísaje, podriamos seguir al infinito y más allá!

No somos objetivos, pero el entorno de Llanes es sencillamente inmejorable en Asturias.

Pasear por Poo, Celorio, Barro y su ría !Niembro!  Es espectacular.

A partir de ahí, vuelves a la normalidad.

Paisajes verdes, montes, mar a veces.  El olor de la hierba fermentada en esas gigantescas pacas negras de olor a manzana o podrido, según quien de los dos lo digamos, y que se han convertido en el olor del camino norte, como seña de identidad.

En Ribadesella olimos el veraneo en las calles. Pero nos sorprendió lo cerrado de las casas de veraneo. Y es algo en general que estamos viendo en Asturias.

Y no había albergue. Y las pensiones a cincuenta euros. Huimos. Pero nos dio tiempo a comer chipirones a la plancha, como en pocos sitios hacen mejor. Sin limpiarlos por dentro y todo el mar en el sabor. Y la sidra.

Después de tantas botellas, hemos optado por no arrepentirnos y nos hemos dado cuenta que conseguimos una sidratación excepcional, muy necesaria en momentos de calor.

Así que el agua de adorno.

Subimos, hasta hartarnos, pero llegamos al albergue de San Esteban de Leces. Escueto y lleno, pero tuvimos sitio. Cocina mínima, pero de un pueblo cercano te traían comida. Nosotros optamos por terminarnos el Cabrales.

No aprendemos. Llevar Cabrales en la mochila y abrirla en un dormitorio de veinte personas es un atentado. Y claro, te miran mal, ya que imaginan que si es ese el olor vestido sabe Dios lo que vendrá después. Y para los descreídos, da lo mismo las bolsas, los táperes o las corazas blindadas. Huele.

ETAPA 10ª:  San Esteban Sebrayu.

La primera parte hasta Colunga es bonita y placentera. Con el mar siempre a tu derecha. Curiosamente el ruido del mar era continuado. No distinguidas el flujo y el reflujo. Mar en calma pero con olas pequeñas rompiendo en la costa y creando un ruido muy persistente.

En Colunga almorzamos en un sitio que nos acordábamos  de cuando íbamos con camping.

Al  salir nos equivocamos en un cruce y cogimos en el de bicis que va por la carretera. Cuesta, trafico y kilómetros. Jodido y moralmente demoledor.

Llegamos derrotados a un albergue rupestre en las antiguas escuelas rurales de la posguerra, con la hospitalera animosa pero bajo mínimos. Pero teníamos toda la tarde soleada para relajarnos.

Y teníamos vendedor ambulante que nos ayudó con la sidra y el melón. Hicimos pasta con mejillones. Recuperando fuerzas. Día de lectura y dolce far niente.

Etapa 11° Sebrayu Vega de Sariego

De momento la etapa más dura con diferencia.

El camino hasta Villaviciosa se hace corto pero intenso. Nunca nos ha gustado demasiado, aún cuando tiene una buena hostelería la capital de la sidra.

Hemos desayunado ya que veníamos en blanco del albergue.

Enseguida tenemos la separación del camino norte y el camino hacia Oviedo.

Ruralidad hasta hartarnos, subidas, muchas y bajadas, menos. Y llegamos cansados a San Salvador de Valdedios. Para nosotros una de las mejores joyas de prerrománico astur. Pero justo nos paramos para sellar ya que llevamos kilómetros sin una sidra y  sin bar cerca.

Y la cuesta despues es de campeonato. Se nos atraganta la subida al alto de la Campa.

Y encima el bar del alto estaba cerrado.

Ya todo bajada y varios kilómetros después, casi al llegar a Vega hemos podido parar a sidratarnos.

Si Sebrayu eran dos y un tambor, Vega tiene dos bares y super, así que capital del reino.

Ya Ana ha decidido que la batalla de la cabeza contra la rodilla está perdida y cogerá un bus desde Oviedo.

Era una posibilidad ya comentada, pero planchazo cuando se confirma.

Así que por una vez nos damos un cachopo de homenaje como comida. De cecina y cabra. Curioso, diferente y bueno.

Relajo, picamos algo y a dormir.

Etapa 12° Vega de Sariego Oviedo

El recorrido por las pedanías de Vega se hace interesante, rural y divertido. Además se han preocupado de explicar cada pedanía. Orgullo de pertenencia.

Casas majas y combinación de caseríos y residencias. Verde muy verde.

Pola de Siero nos recibe de forma agresiva con edificaciones altas y de mal gusto. No estábamos preparados para ver una ciudad después de tanta ruralidad.

Uno de los mejores desayunos de estos días y a continuar.

Los siguientes diecisiete kilómetros para olvidar si no fuera porque se nos han atragantado. Sube baja, aburrido, casas y chalets diseminados.

En Granda el único aliciente ha sido un fuerte olor a vainilla de una fábrica de chocolates.

Y no ha sido hasta Cuándo donde hemos visto el primer bar.

Luego ha sido una sucesión. Parece que es la despensa de Oviedo.

Por fin Oviedo. Hemos sellado en la Catedral.

Picoteo y al autobús. Ana dentro y yo fuera como los novios de antes. Solo que ahora, con la manía de los tintados, no se ve a los de dentro. Con lo que despides a todos los del autobús por si acaso

Albergue en pleno centro así que disfrutaremos de la soltería.

Mañana empieza el Primitivo.

Resumen

El Camino Norte no nos ha enganchado.

Esta claro que gastronómicamente y como visita a lugares de veraneo es muy atrayente. Por otra parte el verde y el mar lo hacen a veces espectacular.

Pero ya sea por la idealización que hemos hecho del Francés, o por las riquezas románico góticas que te encuentras no solo en las capitales sino en los pueblos pequeños o por lo que sea, me resulta difícil ponerlo por delante.

Me imagino que cuando hayamos hecho varios diferentes saldremos del síndrome que tenemos con el frances, pero tiempo al tiempo

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s