OTRA VEZ EN FONSAGRADA

Etapa 18 y sexta del Primitivo

Es curioso que probablemente el sitio más feo de todo el camino sea donde tuve que dejarlo por la nieve y donde he acabado hoy.

Voluntariamente he optado por el albergue municipal. El Cantábrico me daba malas vibraciones por muy top que sea.

Pero bueno, al menos dos palabras de los veinte kilómetros anteriores.

El orbayu nos ha seguido y convertido en lluvia en Galicia.
Sí, Fonsagrada representa entrar en Galicia y dejar momentaneamente a Asturias.

Es difícil encontrar peregrino que no se sienta enamorado de Asturias.

Sigue leyendo “OTRA VEZ EN FONSAGRADA”

Y ME PILLÓ EL LOBO

Hospitales

Y por fin llegó la prueba.

Mañana nublada y de calor.

Sin mucho respeto por los que se quedan durmiendo unos diez o doce nos preparamos para subir.

De forma natural hay un grupo formado por Ruth y su perro pastor alemán Tiryon, Teresa y su gran mochila,David y Fran unos adolescentes alicantinos que hemos coincidido en algún albergue. Los tres que no sabemos de dónde son por ahí andan y la danesa y las polacas se toman con tranquilidad el desayuno.

Sigue leyendo “Y ME PILLÓ EL LOBO”

Y empieza la vuelta. Los primeros cien kilómetro en cuatro etapas.

Prefacio

Me ha costado empezar a escribir.

Había dicho que la vuelta iba a ser en silencio pero me ha durado poco. La principal razón es que finalmente ya tengo claro que, si puedo, la vuelta será por el Camino Primitivo y por el Camino Norte. Tengo que reconocer que el proceso de decisión, desde el domingo a la tarde hasta el martes ha sido duro. El dolor de las ampollas me hacía pensar en huir. El lunes hice etapa corta y el martes más corta aún para pasar por el centro de salud. El médico no le dio importancia y me dijo que aire, unos Ribeiros y una cena en condiciones puso la balanza en su sitio y el miércoles ya estaba de camino en serio y mentalmente centrado ya en Primitivo y Norte, caiga la lluvia que caiga. Esto último lo digo en voz baja. Al quinto día de lluvia permanente estaré buscando un autobús o taxi. La ventaja es que si salgo de Lugo, casi no voy a tener ni cobertura para el móvil. Realmente el Primitivo tiene varias razones para llamarse así.

Primitivo

Son aproximadamente 320km desde Santiago a Oviedo. Normalmente lo dividen en 13 etapas, pero los perfiles son significativamente más duras que el francés, así que en este caso ya será bastante si las cubro. Es un camino rompepiernas.

En Noviembre desaparecen los albergues privados y por tanto quedan los bares que solo están en las aldeas grandes.Hay que llevar las cosas en la mochila, y no vas a tener facilidades cada cierto tiempo.

Siempre comparando con el Frances la señalización es infinitamente menor. No solo por la falta de flechas amarillas, sino las piedras pintadas, dibujos, restos y algo muy importsante , no hay peregrinos que te confirman que vas por el buen camino. Hacerlo al revés en el Primitivo exige estar especialmente atento. Se acabó el salir de noche. En niebla, carreteras hasta el pueblo objetivo. Me he bajado un Apps, que no consume, con el detalle de poblaciones que en caso de duda siempre  está  la carretera. Las preguntas a las paisanas, cuando están o cuando llamas a la puerta son obligatorias. Pimienta y emoción. Y para terminar hoy se confirman lluvias hasta el lunes.

Bravo.

La tecnología no me va a resultar fácil, por lo que cuando pueda iré escribiendo las etapas anteriores.

Hoy tocan los primeros cien kilómetros.

Empezaron el lunes día 31 de octubre.

Ficha

Etapa primera: Santiago Santa Irene 25 km

Etapa segunda: Santa Irene Arzua 14 km

Etapa tercera: Arzua As Seixas 27km

Etapa cuarta : As Seixas Lugo 34km

Recorrido

Las dos primeras etapas y parte de la tercera son comunes con el francés, por lo que ahí están.

Lo bonito es que durante esos tres días he estado viendo y saludando a muchas gente que habíamos coincidido durante el viaje y que aparecían en las entradas. El italiano, una de las chicas de Hontanas, una Argentina que no estoy seguro si comenté algo de ella, y sobre todo el grupo que celebramos el cumpleaños en Boadilla y que protagonizamos la noche en Castrojeriz.

Estos últimos por horas no he podido coincidir, ya que llegaban tarde a Melide y yo tenía que salir. Otra vez pulpo y Ribeiro con varios de ese grupo que iban avanzados.

Y a empezar el primitivo que se une con el francés en Melide.

En poco tiempo cambio de tercio completo. No peregrinos. Empiezo a sentirme perdido.

Entre una cosa y otra se me va haciendo tarde, pero estoy embobado con el paisaje. Y se supone que estaba practicado!. Es aún mas rural. El esquema  tan romano de casa y dependencias, autosuficiente y sin formar aldeas, nos lleva más al pasado. Y la calidad de los materiales, cómo se visten, la antigüedad de los tráctores , no indican que tengan mosaicos en los suelos de la casa. Autosuficiencia, pero escasa.

 

Y monte. La última parte de llegada a As Seixas  es puro monte. Y el premio una escandalosa casa rural, minimalista en le interior. Las lujoso y bonito que he visto en este viaje.

Y atendido por una funcionaría que no se ha olvidado que es hospitalera. Es famosa ya en el Camino. Seis años atendiendo el albergue que está al lado de su casa. Atención y conversación hasta tarde con los dos peregrinos, un madrileño y yo. Bué fin del día.

La cuarta etapa se divide en la primera  parte que va desde As Seixas hasta San Román de Retorta, de monte y muy cabrita con las cuestas. Y una bajada por carreteras de casi  catorce kilómetros que te acaba cansando. Pero llegas a Lugo. Super murallas romanas y el albergue esta justo al lado. Paseo y a dormir que hoy el cuerpo estaba cansado.

Mañana 

Etapa dura si hago hasta Cadavo. Si lo veo mal por la lluvia pararé en Castroverde.